La agroindustria en México, una palanca para el desarrollo

Uno de los elementos más importantes de un país como México es su producción proveniente de la agricultura, es decir, lo que se produce en el campo. Por eso hoy hablaremos de un tema de suma importancia para el sistema productivo: la agroindustria en México.

Pero antes de entrar a profundidad al tema, es fundamental contestar a la siguiente pregunta: 

¿Qué es la agroindustria?

La agroindustria en México es la industria que se ocupa del suministro, procesamiento y distribución de productos agrícolas. Está relacionada con la producción, el procesamiento y el envasado de alimentos a gran escala, utilizando equipos y métodos modernos.

La agroindustria se divide en dos actividades. Por un lado, la alimentación, que se encarga de la transformación de productos provenientes de la agricultura, ganadería, pesca, recursos forestales, entre otros, en productos para consumo; y por otro lado, el no alimentario se ocupa de la transformación de materias primas, utilizando sus recursos naturales para la elaboración de diferentes productos.

Al momento de hablar de la agroindustria en México puede surgir otra pregunta: ¿cuál es la diferencia entre industria y agroindustria?

Diferencias de la agroindustria sobre la industria

Por un lado, la industria es el conjunto de actividades que se realizan para la producción de bienes y/o servicios para recibir una compensación económica; mientras que la agroindustria es la rama económica que se dedica a la producción de bienes de origen natural; ya sea como productos de consumo humano o en otras variantes como textiles, productos de campo, hogar, etc.

Características de la agroindustria

Para entender de mejor forma la agroindustria en México, es fundamental conocer un poco más de los componentes que hacen parte de esta actividad. Hay que empezar diciendo que su principal característica es la naturaleza, que es el principal elemento con el que se trabaja.

Y precisamente la naturaleza trae consigo otra de las características de la agroindustria en México: suele tener una proyección variada; ya que es imposible saber cuáles serán las condiciones climatológicas en varios meses.

Además, los procesos suelen ser muy rígidos, ya que las cosechas sólo pueden realizarse en temporadas específicas; por lo que no puede mantenerse un flujo de trabajo simétrico durante todo el año.

¿Cuáles son los tipos de agroindustria?

Como todas las industrias, la agroindustria en México tiene sus ramos específicos. Esto quiere decir que hay sectores que se especializan en una parte del proceso general que se lleva a cabo.

Es por ello que explicaremos en qué consiste cada uno.

  • Agroindustria alimentaria: es la encargada de transformar los productos agrícolas, pecuarios, pesqueros, forestales; y todo lo extraído de la naturaleza, en productos que sirvan de alimento. 
  • Agroindustria no alimentaria: es la que combina las materias primas naturales con materiales sintéticos para elaborar productos que no sean de consumo.
  • Proveedores de materias primas: son todos aquellos que participan en el proceso inicial de las materias, como son el sembrado, cosecha, molienda, curtido, entre otros.
  • Agroindustria basada en consumo de materias primas: aquí nos referimos a todos los fabricantes de productos intermedios, hechos a base de productos naturales; como lo son los textiles, calzado, caucho, etc.
  • Agroindustria artesanal: la agroindustria artesanal incluye un proceso artesanal y manual, el cual produce alimentos como dulces, mezcales, tequilas, pulques, entre otros.

Aporte de la agroindustria en México

La agroindustria en México juega un rol importante en la economía del país; ya que la agricultura con valor agregado representa el 3.46 por ciento del Producto Interno Bruto (datos del 2019 del Banco Mundial); pero más que eso, significa una forma de vida.

Desde el reparto agrario que se dio después de la Revolución Mexicana, la agroindustria en México se convirtió en una forma de darle autosuficiencia a millones de personas que vivían en el campo; algo que con el paso de los años fue incluyendo maquinarias, procesos más sofisticados y diversificación productiva.

Pero hoy en día nos sigue ofreciendo resultados que ayudan a la economía del país. Basta con ver que, de acuerdo a datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural; la balanza agropecuaria y de la agroindustria en México registró un superávit de 708 millones de dólares; cifra superior en 116 millones de dólares a lo registrado durante enero del año anterior.

En gran parte esto convierte a México en un gran lugar para las empresas del sector primario; quienes pueden explorar todas las posibilidades que ofrecen todos los tipos de agroindustria en el país.

Panorama agroindustrial en México: el caso Citrofrut

Como ya lo mencionamos anteriormente, el término agroindustria se refiere a la industria que se encarga del suministro, procesamiento y distribución de los productos agrícolas; pero ¿cuáles son las empresas de agroindustria?

Son muchas, pues todas aquellas que tengan contacto en el proceso productivo con los productos agrícolas entran en este rubro. Podemos pensar en Lala, Ragasa, Nestlé, Danone, Citrofrut, entre muchos otros.

Sin embargo, para explicar el fenómeno de la agroindustria en México, nos detendremos a analizar un poco el caso de nuestra empresa, Citrofrut.

En Citrofrut somos una empresa agroindustrial con más de 60 años en el mercado, caracterizada por producir jugos de frutas de calidad. Producimos productos de frutas frescas y procesadas, ofreciendo soluciones confiables e innovadoras a través de una operación sostenible de la granja al mercado.

Y podemos decir que es el claro ejemplo de la agroindustria en México; porque alrededor del 20 por ciento de la fruta procesada que se utiliza proviene de nuestras mismas plantaciones; además de que la producción es sustentable, ya que se recuperan los aceites esenciales de las frutas para la realización de otros productos derivados.

Hacemos énfasis en este caso por su diversificación de contenidos, pues, si bien la principal producción es de consumo alimentario, también hay otras ramificaciones. A continuación presentamos algunos ejemplos de varios de nuestros diversos productos:

Aceites Prensados en Frío (CPO)

Los sacos de aceite que se encuentran en la piel de la fruta se rompen durante el proceso de extracción. Así, el aceite se obtiene cuando se separa el aceite de la emulsión agua-aceite utilizando una centrífuga. En el resultado final, el color del aceite varía según el color de la piel de la fruta.

Los aceites prensados en frío se utilizan en aplicaciones de aromatizantes, bebidas, néctar de frutas y fragancias; lo cual deja ver la relevancia que tiene Citrofrut en todos los tipos de agroindustria en México.

Aceites esenciales

También conocida como fase oleosa, esta se obtiene durante la evaporación del jugo. Los componentes volátiles se recuperan y separan en dos: la fase oleosa y la fase acuosa. El aceite esencial tiene un color claro.

El aceite esencial se usa comúnmente en la preparación de complementos o paquetes de sabor para la industria de jugos y bebidas; un sector fundamental para la agroindustria en México.

D’Limonene

Después del proceso de extracción del jugo; la cáscara y la parte interna de la fruta se envían a una prensa para eliminar todo el aceite y la humedad restantes. El licor prensado se envía al equipo Waste Heat para su concentración y formación de melazas, y mediante destilación se recupera el D’limoneno.

El D’limoneno se utiliza en productos para el cuidado de la salud y también en la industria química como ingrediente activo en productos de limpieza o en muchos otros productos para enmascarar olores. Por ello es fundamental en el sector agroindustrial en México.

Cáscaras lavadas

Finalizado el proceso de extracción, la cáscara se envía a una prensa para retirar los restos de aceite y jugo, posteriormente la cáscara se corta en pequeños trozos, se lava, se seca y se envasa en sacos y sirve para productos de néctar de frutas.

La cáscara lavada se utiliza en la industria alimentaria para obtener pectina, la cual sirve como agente gelificante en mermeladas y jaleas. La pectina también se agrega a los rellenos de postres y dulces, se usa como estabilizador en jugos de frutas y como fuente de fibra dietética, representando esto una de las tendencias del sector agroindustrial.

Después de haber analizado la agroindustria en México, queda claro que es una importante palanca para el desarrollo del país, ya que no solo representa una proporción significativa del Producto Interno Bruto, sino que además constituye una forma de vida para todos los que se encuentran inmersos en dicho proceso.

Y como pudimos ver en el caso de Citrofrut, las características de la agroindustria pueden aprovecharse al máximo para tener procedimientos sustentables y ofrecer siempre los mejores productos.

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *